¿La rinosinusitis causa dolor de muelas?

Pessoas foto criado por wayhomestudio - br.freepik.com

¿Por qué cuando tengo rinosinusitis siento que tengo dolor de muelas? Esta pregunta es común para quienes, al menos una vez en la vida, se han visto afectados por esta enfermedad conocida popularmente como sinusitis, un proceso bacteriano infeccioso que inflama las cavidades alrededor de las fosas nasales.

Los senos paranasales son cavidades aireadas dentro de los huesos que se encuentran en el costado de la nariz o en los pómulos. La inflamación de los senos nasales, causada por la rinosinusitis, ocurre cuando las cavidades nasales se hinchan e inflaman.

Por lo tanto, los senos no pueden drenar el moco, lo que puede provocar acumulación y, en consecuencia, dolor. Es una molestia aguda, a veces insoportable, porque la secreción se retiene en uno de los senos paranasales o en todos ellos. Pero, ¿cuál es la relación de estos síntomas con la arcada dentaria?

Las raíces de los molares superiores están muy cerca de las cavidades sinusales. Así, cuando los senos nasales se inflaman y se hinchan, a menudo se cree erróneamente que el dolor se origina en los dientes, cuando en realidad es el resultado de una rinosinusitis.

La Dra. Ana Paula Fiuza Funicello Dualibi explica que, según el caso, el dolor que se siente en los senos nasales es tal que puede irradiarse a zonas inferiores como el cuello, la arcada dentaria y la mandíbula. “Además, la rinosinusitis puede producir cefalea, dolor o presión facial, obstrucción o congestión nasal, secreción nasal purulenta, fiebre, halitosis, dolor de oídos o presión en los oídos, tos y fatiga, entre otros síntomas clásicos de la enfermedad”, detalla.

invierno x rinosinusitis

Ya hemos entrado en invierno y en este momento es común la aparición de enfermedades respiratorias e infecciosas. Durante los meses más fríos del año, los diagnósticos más frecuentes son rinitis alérgica, asma, rinosinusitis, exacerbaciones de bronquitis crónica, EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), enfisema pulmonar y neumonía, además de gripe y resfriados.

Durante este período, la baja humedad del aire, los cambios bruscos de temperatura y el aumento de la contaminación del aire son comunes, que son factores preocupantes para quienes padecen enfermedades respiratorias crónicas.

Además, en los días fríos, las personas tienden a pasar más tiempo en interiores, con poca ventilación, lo que favorece el desencadenamiento de enfermedades respiratorias y también la transmisión de gripes y resfriados y otras bacterias y virus, como los responsables de la rinosinusitis. La enfermedad puede desencadenarse después de una infección viral, por ejemplo, que abre una puerta para la entrada de patógenos en el cuerpo, que se ha vuelto más vulnerable debido a la acción infecciosa. “Las infecciones son como un invasor que entra a tu casa, provoca daños y deja la puerta abierta para la entrada de extraños”, explica didácticamente la Dra. Ana Paula.

Algunas medidas sencillas pueden ayudar a prevenir complicaciones en esta época del año, como evitar ambientes cerrados y sin ventilación, lavarse bien las manos, protegerse la boca al toser, beber mucha agua y prevenir la acumulación de polvo. También se recomienda comer bien, comer frutas y verduras y apostar por una dieta equilibrada.

La Doctora Ana Paula Fiuza Funicello Dualibi es egresada de la PUC-SP y tiene una licenciatura en Otorrinolaringología y un doctorado de la Unifesp – Universidad Federal de São Paulo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

× ¿Le puedo ayudar en algo?